Historia del tabaco

El tabaco es originario de América, creciendo, sobretodo, entre Perú y Ecuador. Aunque cuando los colonos llegaron a América, su consumo ya estaba extendido por todo el continente. Los colonizadores le atribuyeron unas falsas propiedades terapéuticas y cultivaron tabaco, primero en Toledo y luego en el resto de Europa. Así fue como se popularizó su consumo.

En el siglo XVI ya se conocía la existencia de este hallazgo en toda Europa y Rusia. MIentras que en siglo XVII fumandollegó a China, Japón y la costa occidental de África. España monopolizó el comercio del tabaco, aunque las revueltas organizadas en Cuba por el control del tabaco obligaron a que se cediera la explitación a la Compañía de La Habana, donde la producción era mucho mayor.

El ingrediente final lo descubrió un agricultor norteamericano en 1864 que consiguió por casualidad una cepa deficiente en clorofila. El resultado fue la mezcla de picadura americana, cuyo consumo se extendió rápidamente por todo el mundo gracias, en parte, a la invención de la máquina para elaborar cigarrillos.